Géneros y Sexualidades

La discusión por el aborto legal divide al parlamento argentino. La sesión programada para este miércoles 13 de junio pondrá en tensión a los sectores conservadores y a la fracción de diputados y diputadas a favor de la demanda que ha teñido de verde las calles del país trasandino.

Por Amanda Aravena L. y Tomás García Álvarez.

En Argentina, el aborto por causales, como riesgo de vida de la madre y violación, es legal desde 2012, aun cuando, según dicen, muy pocos médicos lo practiquen. Al mismo tiempo, se calcula que se realizan 500 mil abortos clandestinos al año, y que cerca de 45 y 60 mil de estos derivan en hospitalizaciones. Una realidad que no es nueva, tampoco lo es la demanda para despenalizar el aborto que lleva 13 años dentro del programa de las feministas argentinas.

Fue recién en marzo de este año cuando Macri encontró en la demanda una salida mediática al revuelo que ha generado la crisis económica en el país. “Hace 35 años que venimos postergando un debate muy sensible que como sociedad nos debemos: el aborto”, dijo el presidente argentino en Asamblea Legislativa. Así, la bandera del movimiento feminista, levantada durante una extendida movilización, entró al parlamento y a la Casa Rosada.

A días de su votación, desborde.cl conversó con Celeste Fierro de “Juntas y a la Izquierda” sobre la ola feminista y la posibilidad de que el aborto en Argentina se vuelva legal, transformando al país en el cuarto a nivel regional que quitaría las penas contra las mujeres que deciden interrumpir su embarazo.

¿Qué va a suceder el miércoles en Argentina?

Estamos a días de que se empiece a tratar efectivamente en el Congreso el proyecto sobre aborto. Nosotras creemos que se puede avanzar, que se puede aprobar. Por ahora, a raíz del debate muchos diputados y diputadas van votar a favor, pero sigue estando en un empate técnico y todavía hay muchos que están indecisos. Vamos a llegar el miércoles para ver lo que sucede, por eso se sigue desarrollando la movilización; entendemos que es la fuerza de quienes nos movilizamos la que va a conseguir que estas leyes se aprueben.

Las postales de las manifestaciones feministas en Argentina han recorrido el mundo, los famosos “pañuelazos”, ¿Por qué toma tanta fuerza el tema del aborto?

La discusión por el aborto se logró instalar este año con mucha fuerza a raíz de las movilizaciones y al ascenso del movimiento de mujeres en Argentina, pero entendemos que también se da a nivel mundial. Está pasando aquí en Chile, también. En Irlanda, por ejemplo, se votó hace poco un plebiscito a favor del aborto y se ganó por más que tengan una tradición muy católica. Estamos viviendo una ola mundial del movimiento feminista.

El presidente Macri se ha mostrado en contra del aborto. Aun así, llamó al Congreso en marzo de este año a legislar sobre la materia, ¿Cómo se entiende esto?

A raíz de la situación económica y la crisis del país, el gobierno quiso hacer una jugarreta metiendo un tema más tabú y de debate, pero creo que a Macri se le fue de las manos. Nosotras entendemos que ganamos que se discutiera el tema por la movilización gigantesca. Llevamos dos meses de debate dentro de la Cámara de Diputados con exposiciones de compañeras y compañeros a favor y otros en contra, pero que volvió a demostrar que,  aunque hayan intentado hacer toda la fuerza para que pasara, siguen habiendo movilizaciones todos los días en frente del Congreso, con mucha juventud, mucho agite y fuerza para las que defendemos nuestro derecho a decidir.

¿Cómo fue la discusión sobre el proyecto de aborto en los gobiernos anteriores?

Los gobiernos de Kirchner y Cristina tenían mayoría en la Cámara, aun así lo cajoneaban en consonancia a su acuerdo con la Iglesia. Ahora Cristina, que es senadora, entre muchos otros, sale a decir que está a favor, pero durante todo su mandato no hizo nada por esto.

En Chile, el debate por el aborto en tres causales fue intenso. Tras su aprobación, muchos médicos se han declarado objetores de conciencia. ¿Cómo es en Argentina?

Allá, de manera individual, los médicos y médicas pueden hacerlo, pero los hospitales y las clínicas no pueden ser objetores de conciencia porque tienen que garantizar el derecho a abortar. Creemos que es terrible porque si eres un funcionario público debes cumplir con la ley y los derechos humanos.

¿Qué ocurre con los abortos en Argentina?

Hoy, las que se mueren son las mujeres que no tienen los recursos para pagarse un aborto en las clínicas privadas. La discusión no es que no haya aborto, que es lo que se discute con quienes se ponen en la posición de "salvemos las dos vidas" (madre e hije). Es súper hipócrita porque los abortos existen. Según se calcula, los abortos son casi la misma cantidad que nacimientos por año. Y la mayor tasa de muerte materna es por abortos mal practicados. Entonces, esta discusión es sobre justicia social y salud pública.

Y sobre el derecho a decidir...

El sistema capitalista y patriarcal es el que pone las trabas para poder decidir sobre nuestros cuerpos, porque la realidad es que las mujeres somos las procreadoras de la mano de obra, del nuevo trabajador o trabajadora. El rol en el que nos ubican son cuestiones muy importantes a la hora de discutir, que te hacen interpelar al Estado, a la Justicia, a la Iglesia, a la educación. Por eso pedimos educación sexual integral para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal, seguro y gratuito en el hospital para no morir.

¿Qué viene después de la votación?

Frente a un panorama positivo, festejamos (ríe). Tenemos que esperar a que vote el Senado. Pero algo que siempre decimos nosotras es que ya hemos ganado en la calle el derecho al aborto. En las discusiones, en la cantidad de gente, en la masividad de las acciones, en entender que es una pelea global. Esa fuerza es la que ha ido haciendo que más se sumen o que empiecen a discutir. Que no es una cuestión de algunas compañeras, sino que algo central para la vida de las mujeres, en particular, para tener una sociedad donde se respeten los derechos de todas y todos de manera igual.

Frases

“Un cambio social real nunca ha sido llevado a cabo sin una revolución… Revolución no es sino el pensamiento llevado a la acción.”
-Emma Goldman